Niños Psicología y Servicios

Nuestro objetivo aquí en relación a  la metáfora del árbol es hacer del suelo que rodea al arbolito un terreno fértil y nutrido. Probabilizar que  sus raíces (etymon) se hagan fuertes, en un suelo que nutra para que crezca fuerte y alto en una dirección,  sin perder el contacto con su origen (etymon)

  • Los niños están en constante evolución: El  potencial para aprender y aplicar lo que aprenden  es mayor en esta etapa de la vida. Así, cuando actuemos enseñándoles  estaremos probabilizando que todo lo aprendido perdurará en el tiempo.

  • Sanar y educar a un niño es más fácil que hacerlo una vez que se ha convertido en adulto. La mejor manera de cambiar el rumbo hacia un crecimiento optimo o resiliente, es actuar y educar desde los primeros años para prevenir patrones de comportamiento no adaptativos o dificultades psicológicas  que pueden volverse más complejas y difíciles de mejorar en el futuro.

  • La “resiliencia”,  la capacidad de que el niño desarrolle sus propias herramientas y habilidades a partir del aprendizaje y la educación recibidos, a partir de los ingredientes del tierra de la que nos nutrimos,  durará para siempre …

La resiliencia es como la capacidad de crecer fuerte pero flexible como el bambú, que se  adapta al dolor y  dificultades de la vida, incluso cuando el clima caprichoso cambie…

El terreno del que el niño aprende y del que el árbol toma su fuerza y resistencia, como las raíces  no se pueden ver;  pero permanecerá, influyendo desde el origen hasta el presente del niño.

Aunque cada caso es particular y necesitará una intervención diferente, las características comunes de la terapia  son:        

  • Resiliencia. Dar herramientas al niño para conocerse así mismo, reaccionando adaptativamente incluso ante pensamientos y sentimientos dolorosos o ante dificultades vitales.
  •  Habilidades de autorregulación. Cuando enseñamos a un niño a tener una mayor capacidad para regularse a sí mismo, a actuar hacia metas a largo plazo en lugar de reaccionar solo hacia  cosas cuyo beneficio es solo a corto plazo, lo ayudaremos a no sólo adquirir hábitos saludables que probabilizan mayor éxito en la vida o personal (ejercicio, estudio, trabajo, talentos o hobbies, sueños…) sino a tener mayor capacidad a  resistir posteriormente a factores que puedan hacerles caer en adicciones, o sucumbir a dolores, pérdidas de la vida, “depresión”, situaciones injustas, a miedos, dificultades…
  •  Desarrollar cierta conciencia (al menos a partir de los 5 años) sobre los patrones problemáticos, enseñándoles a ver los resultados de sus acciones y haciéndoles conscientes de lo que eligen en cada momento con cada acto con una perspectiva más amplia
  • Fomentando a reaccionar valientemente ante  sus miedos y para actuar en general  hacia lo que aman y quieren lograr; para poner en práctica los pasos que creen que son necesarios para seguir sus sueños y hacer de sus vidas finalmente una vida más elegida y significativa
  •  Enseñándoles a elegir quiénes quieren ser
  •  Enseñándoles cómo, para caminar  cualquier camino, los errores son una parte natural del camino y a veces nuestros mejores maestros …
  •   Valores (respeto, amor y compasión hacia ellos mismos y hacia  los demás), el sentido del trabajo, la responsabilidad de sus propias acciones …

Niños psicologo en Dublin

The above are essential to prevent non adaptive patrons of behaviour or psychological difficulties that can become more complex and difficult of improvement in  the future.

Un factor fundamental es el compromiso y la consistencia de los padres o cuidadores durante  la intervención, ya que sois: el principal terreno que nutre, la principal fuente de donde parte y continúa la educación a largo plazo, los principales modelos que realmente pueden moldear sus repertorios  a largo plazo. Así, sin su comprensión y disposición para producir cambios en el entorno y quizá  también en vosotros mismos, la intervención con el niño se quedaría coja.

Por lo tanto, es importante que los padres se comprometan con su esfuerzo y tiempo una vez que decidan comenzar la terapia para sus hijos.

El proceso psicoterapéutico puede implicar en la mayoría de los casos estar dispuesto a mirar sobre sí mismo las viejas formas aprendidas de pensar y comportarse, ser más conscientes de ellas, de la interacción con nuestros hijos; volver a aprender si cabe nuevos hábitos y añadir nuevas herramientas educativas y dar otras  formas al medio ambiente o terreno.

Porque,  y si  a veces la única forma de enseñarle a un niño las habilidades de adaptación que necesita comenzara en una mirada interior a nosotros mismos? para descubrir las habilidades que nos faltan… qué hacemos bien, y en qué podríamos mejorar para así  transmitir mejor nuestro aprendizaje a nuestros hijos / hijas

psicología mould Ninos like pot

Para un padre el propio proceso de contactar con nuestras barreras personales: si es que interfieren con otras mejores formas de enseñanza, puede ser doloroso, pueden surgir sentimientos incómodos o desagradables a corto plazo. Por ejemplo al aplicar ciertos límites saludables que nuestros hijos necesitarían aprender por ejemplo para convivir con los demás, a adaptarse a la sociedad etc. Empezar a aplicar ciertos límites, algo a lo que no estábamos acostumbrados a aplicar, puede evocarnos al principio sensaciones de culpabilidad, dudas sobre si estamos haciendo lo correcto, o puede hacernos sentir como “malos padres”, o pueden surgir  pensamientos sobre si los otros pensarán si estamos siendo buenos o malos padres etc. Y aún así ese aprendizaje o intervención puede seguir siendo beneficiosa para el niño a la larga. Por otro lado, el niño podría emitir al principio desgana, enfado, frustración e intentar persistentemente en volver a las formas a las que estaba acostumbrado o que son más fáciles o placenteras a la corta (exhibiendo rabietas, quejas…)

A pesar de estas barreras emocionales que son naturales, la intervención específica dirigida seguiría siendo beneficiosa para el niño y se queda a la espera…de ser puesta en práctica Y usted lector, padre… ¿qué es lo que realmente le gustaría cultivar en su arbolito? Resulta que es algo duradero(?)

Niños psicologo en Dublin

¿Qué herramientas le está dando a su hijo / a? Â¿Qué sucede a la larga? …

¿Hay otras herramientas que le gustaría tallar en sus pequeñas manos?  ¿Qué tipo de escultor le gustaría ser para el futuro de su hijo / a… qué tipo de jardinero para sus raíces?

Aun sabiendo que, inevitablemente un día, volarán de todos modos hacia la vida, con sus cosas buenas y sus dolores…

Trabajamos como psicoterapia online, psicólogo dublin, psicólogo online, psicólogo dublin, psicoterapeuta online. Ofrecemos la mejor intervención de prevención de crisis, psicología clínica por un psicólogo experimentado en dublín.

¿Qué tipo de dificultades pueden atravesar los niños a estas edades que necesitarían la intervención de un profesional de la salud?

Niños psicologo en Dublin

  • Cambios significativos (mudanza, cambio de colegio, separación) o  frecuentes en sus vidas
  • Divorcio o separación de los padres
  • Muerte de familiares o amigos
  • Dificultades en sus estudios, dificultad para concentrarse
  • Falta o dificultades  de autorregulación o de impulsos (enfado, aburrimiento, cansancio…)
  • Evitación de comportamientos o rutinas hacia las actividades diarias importantes.
  • Dificultades específicas de aprendizaje: hiperactividad, déficit de atención, trastorno de lectura, expresión del lenguaje, dislexia …
  • Tristeza duradera
  • Abandono de las actividades que le gustan, disfrutaba y no le interesaban los demás.
  • Mutismo selectivo
  • Abuso sexual
  • Trastorno de ansiedad por separación
  • Ansiedad a veces expresada a través de sensaciones corporales, quejas repetidas, negativas….
  • Trastornos del comportamiento: rechazo a seguir reglas, rabietas, agresión …
  • Quejas frecuentes de los maestros aludiendo a conductas no adaptativas o disruptivas
  • Dificultades en las interacciones sociales: miedos, ansiedad, patrón de evitación …
  • Déficit de atención o hiperactividad
  • Encopresis o enuresis (defecación y micción involuntarias, respectivamente, después de los 4 años de edad o después de la etapa de desarrollo normativo)
  • Tartamudeo
  • Trastorno de Tourette (movimientos repetitivos, estereotipados, involuntarios y vocalizaciones llamados  tics con al menos un tic vocal (fónico), como parpadeo, tos, carraspeo, olfateo y movimientos faciales)
  • Tics