Filosofía: contextualismo funcional

Preguntándonos Quiénes Somos

La psicología, a diferencia de otras ciencias cuyos objetos y métodos son físicos, tiene variables observables (por ejemplo, comportamiento, comportamiento verbal, lenguaje y respuestas) y variables no observables (emociones, pensamientos, creencias, historia individual pasada, autoconcepto que uno tiene de uno mismo…). Debido a estos objetos de estudio no observables, la   psicología tuvo que descubrir su propio método para acercarse y conocer ese mundo no observable.

El contextualismo funcional es una filosofía de ciencia ( Biglan, 1995 ;  Gifford & Hayes, 1999 ;  Hayes, 1993b ) que tomó la tradición del análisis del comportamiento, su  perspectiva empírica para descubrir las leyes naturales que explican y predicen el comportamiento humano con el fin de influir en él, con precisión  y profundidad. Los objetivos de esta filosofía son, por tanto, como en cualquier otra ciencia, predecir e influir las variables de estudio: en este caso predecir e influir  el comportamiento o los contenidos humanos (emociones, pensamiento, creencias, respuestas, autoconcepto, nuestro concepto de nuestro mundo…) 

La “conducta” humana se entiende bajo el contextualismo funcional como un todopensamientos, creencias, y emociones interactúan entre sí y ocurren en cadenas temporalesun pensamiento evoca una conducta, o una emoción;  una conducta nos hace reflexionar y pensar y esto es antecedente para una nueva reacción o cadena de comportamientos, etc.  Todos ellos son objeto de nuestro estudio, con el fin de acercarnos a su realidad, saber qué somos, “de qué estamos hechos”, cómo se influyen entre sí, y en nuestras reacciones, en nuestra vida y nuestro sufrimiento … Para pode así finalmente también: prevenir o provocar cambios hacia un comportamiento más adaptativo en el mundo particular en el que vive el individuo, para construir una mayor satisfacción personal con sus elecciones, no necesariamente cambios que eliminarán el sufrimiento, pero que curarán de alguna manera… tanto como este conocimiento nos lo permita.

  • Sobre la ciencia:

El contextualismo funcional no defiende la ciencia como la única forma válida de conocimiento (de hecho, no lo es). La ciencia todavía falla en revelar la verdadera naturaleza del universo,  pero es útil , útil para los propósitos de la humanidad. Más bien, la práctica científica, caracterizada por la observación cuidadosa, el análisis abierto, la experimentación, la teorización y el libre intercambio de ideas, genera todo un conocimiento en forma de leyes, principios o reglas generales, y ha demostrado ser   exitoso al permitir que los humanos interactúen con su mundo de manera más efectiva (Skinner, 1953).

La historia de la civilización humana muestra que el conocimiento científico es una forma valiosa y útil  de conocimiento (Hayes, 1998), pero entonces… ¿podrían haber otras formas?

El éxito de los científicos se debe en gran parte a su búsqueda por desarrollar reglas y principios que al ser aplicados tengan efectividad o utilidad. Sin embargo, este conocimiento es general, abstracto y espacio-temporal, y por tanto es restringido

Nuestra variable de estudio, el hombre, se diferencia de las variables de las ciencias naturales en que su objeto es mediato, es decir, estable en el tiempo : las leyes de un fenómeno químico, por ejemplo, son las mismas aunque el tiempo y el lugar cambien, están libres de “contexto”. Sin embargo los productos y contenidos humanos, las variables no observables y observables (pensamientos, conducta…) cambian en el tiempo, y dependiendo del ambiente y el contexto. Lo que vivimos influye en nosotros transformándonos un poco a cada momento, haciéndonos actuar de manera diferente  en el tiempo Incluso solo después de un curso de música uno ya no es lo mismo que antes, no exactamente lo mismo. Esto significa que el conocimiento que tendremos sobre el individuo en un momento concreto es subjetivo: influenciado por el contexto inmediato en el que se encuentra ahora y parcialmente por su historia pasada, y  cambiará.

La individualidad no se puede explicar objetivamente: depende del momento, lugar, circunstancia o contexto.

Por eso la unidad central de nuestro análisis es el acto en contexto: la acción en curso en el tiempo ( Hayes, 1993 ;  Pepper, 1942 ). Todas las acciones se consideran eventos completos. Los pensamientos, las emociones y los comportamientos no ocurren de forma independiente entre sí, sino en conexión en interacción con los cambios en el entorno, el contexto presente y en interacción con la historia pasada, con quien nos hemos convertido hasta ahora. Tienen un significado en el contexto donde ocurren

Otra característica esencial de la psicología contextual es que a la experimentación le sigue siempre la teoría y no al revés, pero en algunas ramas de la psicología la teoría se antepone a la experimentación, y después, sólo se centran en aquellos datos que podrían estar de acuerdo con la teoría concreta. Sesgando de esta manera el resto de realidad, otros datos potencialmente relevantes que son descartados. Proceder de esa manera podría no estar en consonancia con el propósito de la ciencia de descubrir o acercarse a la realidad.
El único supuesto de la psicología experimental es que los contenidos y el comportamiento de los hombres (incluidos los acontecimientos privados: pensamientos, lenguaje y emociones) están sujetos a leyes, y descubrirlos (no teorizarlos o inventarlos) implica un arduo esfuerzo. see psicoterapia online

  • Otros modelos y teorías

Podríamos clasificar las diferentes ramas-teorías que han estado y están dentro de la psicología de acuerdo con la forma en que ven y utilizan las variables de estudio “internas o no observables”: pensamiento-cognición, lenguaje y emociones. Algunas teorías o modelos dentro de la psicología las han excluido del objeto de estudio, centrándose únicamente en las observables (por ejemplo, el conductismo metodológico).  El problema con este enfoque es que deja a un lado gran parte de la condición humana (pensar, creer,  y sentir), afuera, sin poder explicar muchas contenidos o “conducta” (pensar, sentir, creer) humana. Por ejemplo, ¿por qué un niño bien educado en el cumplimiento de las reglas ahora se salta los semáforos en rojo cuando esto es contraproducente para su seguridad y su adaptación social? por qué una niña sigue consumiendo drogas a pesar de las experiencias negativas y los resultados a largo plazo, a pesar de haber perdido incluso muchas cosas amadas, a pesar de ser ayudadas … ¿podría basarse su comportamiento entonces en cosas no observables que hay en su historia, en sus creencias, sus reglas, las cosas que cuenta sobre sí misma, incluso relacionadas con sus valores … ¿reglas que provienen de una historia pasada en particular?

Otras ramas dentro de la psicología consideran las variables internas como las únicas variables causales del sufrimiento o la conducta humana, como la psicología cognitiva.

El problema con este enfoque es que las teorías cognitivas dan a las variables “internas” o no observables una dimensión fenomenológica diferente: trata los “pensamientos”, los “sentimientos”, etc. como constructos cerrados, como si fueran eventos físicos reales que ocupan un “lugar” en alguna parte de la mente humana (siguen como la medicina el modelo de máquina de hombre) pero nunca ha sido posible sondear la  existencia de constructos internos como “autoestima” “atención controlada” etc., dentro de la mente humana

 Por otro lado, tratan estas variables como entes o fenómenos independientes entre sí,  de la vida o ambiente de aprendizaje,  del entorno del individuo, o de las historias pasadas. 

Otro problema que se deriva de esta concepción es que cada vez más conceptos abstractos nacen “autoestima”, “atención latente”, “Disonancia cognitiva”, etc. en el esfuerzo por explicar los fenómenos humanos observables. Para entender esto mejor: una persona etiquetada como “que tiene baja autoestima” es desde la perspectiva cognitiva, una persona que tiene en su mente o dentro, “una autoestima” como un lugar para ello, o incluso dentro su “autoestima” “un nivel bajo”: la persona es vista por tanto como una máquina o modelo con diferentes compartimentos (en este caso aquí son el compartimento de “autoestima”) y la causa de su comportamiento “comportarse con  “autoestima baja” se explica porque dentro de ella existe esta lugar o variable y es “baja”. Esta es una explicación redundante y circular que realmente no explica por qué nuevamente esta persona “se comporta como tal” en comparación con otra persona en esa situación o en muchas situaciones. 

Finalmente, esta concepción (modelo médico o de máquina de hombre donde los fenómenos psicológicos son físicos  y se encuentran en un lugar de la mente) conduce a la consiguiente intervención: “si se cambia la variable interna, el individuo cambiará-mejorara” pero las intervenciones basadas en cambios físicos o químicos en lugares o áreas del cerebro, no producen ningún cambio en la dirección esperada a la larga.

Es por esto que los analistas de comportamiento prefieren no usar explicaciones mentalistas o constructos abstractos que no pueden explicar (y por lo tanto no pueden provocar) el cambio de comportamiento humano o sus raíces. 

Desde el contextualismo funcional lo que haría que una persona se comporte, piense, espere y sienta de la forma en que lo hace es un producto final de una historia pasada de aprendizaje: no solo el aprendizaje ambiental ( siguiendo las leyes del  condicionamiento  operante y  clásico) sino también el aprendizaje del lenguaje y las reglas que nos hacen comportarnos siguiendo a nuestros pensamientos (lenguaje privado) o reglas aprendidas y creencias  aprendidas en el entorno, de la cultura, de padres, escuela, amigos … Todos estos aprendizajes  en el tiempo, con cambios constantes en la persona  dan lugar a lo que la persona es ahora, pero volverá a cambiar en el tiempo: incluso al responder la persona a sus propios sentimientos, pensamientos, valores, sueños  etc. .

“¿Dónde está la melodía cuando uno no está tocando el piano?” La melodía está necesariamente en nuestra historia reciente y pasada donde efectivamente hubo música, por lo que no es necesario hipotetizar una variable interna como un “área musical de pasión interna” No hay una unidad de análisis única y verdadera en el contextualismo, solo el contexto actual e histórico de la persona. Gifford y Hayes (1999) escribieron que “en un enfoque contextual comenzamos con acciones situadas en su totalidad y las dividimos en pedazos, solo con fines pragmáticos. . “

 En el ejemplo anterior de esta persona con “baja autoestima”, esta persona pudo haber aprendido mensajes sobre sí misma en el medio ambiente: padres, escuela, cultura… incluso de experiencias directas vividas (quizás no fue bien tratada comportamentalmente en aspectos relacionados con su valor, talentos, esfuerzo…) en su momento. Unas u otras vivencias aprendidas (mediante a experiencia directa o mensajes verbales recibidos explícita o implícitamente) pudieron evocar que la misma persona dedujera-pensar a o desarrollar sus propias reglas lingüísticas “Si he recibido todos estos… entonces. No valgo la pena… la gente verá que yo… ”Pero aún más: ella puede comenzar a comportarse mayormente en base a estas reglas: evitando cualquier posibilidad de fracaso o rechazo para evitar en el fondo sentir nuevamente que “no vale/valgo la pena” o en otro extremo reaccionando de otro manera: “peleando o tratando de recibir valor de los demás, trabajando demasiado para recibir el pareció o reconocimiento de los otros o siendo demasiado amable, etc. Esa historia en particular que ha vivido: con mensajes externos reales, y/o consecuencias directas externas para comportamientos particulares, en interacción explican en gran parte  cómo ella aprendió a ver su mundo y a sí misma, cómo repensar e interpretar estos eventos que vivió, qué reglas o conclusiones se marca, y cómo reacciona ante todo lo anterior. Todo esto explicará por qué ahora se comporta “como si no se valorara a sí misma” sin tener que recurrir a una variable interna hipotética o un lugar interno en ella que permanecería ignorante de toda la historia pasada anterior y las variables causales que serán necesarias y útiles de sondear para producir el consiguiente cambio e  intervenir eficazmente.

Vea más en nuestra asequible: precios y condiciones.
psicólogo online en español |
 (ver más sobre precios y condiciones).
 Psicóloga de niños en Dublin  y psicoterapia de adultos

Estas variables “internas”:

1) no se observan en el presente ya que provienen de la historia pasada de cada individuo

2) si bien son privadas, no observables, no son fenómenos distintos de las variables externas observables, se rigen por las mismas leyes que las variables externas observables: formaron parte del entorno del individuo en su historia pasada. Por ejemplo hoy la regla “si quieres mantener un trabajo trabajando duro” que influye hoy en mi comportamiento sin que nadie pueda darse cuenta o “ver esto”, fue ante una variable externa en mi pasado: dicho por mi mamá, o por algún profesores… o hubo consecuencias reforzantes directas (socialmente o de muchas formas) cuando me comporté siguiendo la regla.

3) definitivamente influyen en la forma en que nos comportamos. Si corro puede que no sea por un estímulo externo presente sino porque en mi historia he aprendido lo que puedo conseguir si hago eso: los resultados a largo plazo: lo que me han dicho “hacer ejercicio es bueno, saludable…” (Lo que sé al respecto) o por lo que mi experiencia pasada después de correr a largo plazo (mejor salud, mejor forma, etc.) me ha dado.  Todo ello que son variables no observables en este momento presente, están influenciando o causando el comportamiento observable “correr”

 El comportamiento humano cambia constantemente en el tiempo y el contexto:

  • Las relaciones pensamiento-comportamiento o emoción-comportamiento (o pensamiento-emoción-comportamiento e incluso comportamiento-pensamiento-comportamiento) todavía están incompletas dentro de la cadena de análisis,  hasta que identificamos su funcionalidad o significado a partir del contexto histórico y actual donde surgen ( Biglan & Hayes, 1996 ),

El contextualismo determina el significado de una conducta (pensamientos, emociones relacionadas de una manera particular y en un contexto), no en la forma aparente (topografía) de la conducta. Para el propósito de la intervención no es importante saber si la El comportamiento problemático es “arrancarse el pelo” (tricotilomanía) o si está “consumiendo cierta sustancia”, sino  la función o utilidad del comportamiento / patrón: porqué o para qué  la persona está haciendo eso

En los ejemplos anteriores, aunque ambos comportamientos son diferentes en apariencia, pueden ejercerse con la misma función, propósito o consecuencia, por ejemplo, para eliminar el dolor o eliminar el “no valgo la pena”. Si estos diferentes comportamientos (arrancarse el pelo o consumir sustancias) tienen la misma función o propósito, por ejemplo, evitar un pensamiento / creencia dolorosa sobre uno mismo (que se aprendió), no será efectivo enfocarse en la apariencia o topografía del comportamiento (tirarse del cabello, consumir). La intervención efectiva será la que trabaje enfocándose en la “funcionalidad” o para qué del patrón problemático.

  • Los dos tipos de causas en la conducta humana-sufrimiento:

Hay dos tipos diferentes de variables causales en el acto humano:

1) las contingencias naturales como el entorno, contexto, situación, estímulos junto con  las consecuencias experimentadas después de actuar… Esto lleva a distinguir los antecedentes y consecuencias naturales (ambientales) que rigen tanto el comportamiento humano como animal y cuyas leyes (el condicionamiento clásico y operante) fueron descubiertas entre las décadas de los  40 y 70

 Los cambios en el entorno provocan diferentes comportamientos o reacciones incluso en la misma persona.  Los  cambios dados  en el entorno después o debido a un comportamiento ejercido (= consecuencias) pueden hacer que la persona se comporte de manera diferente  en el futuro en ese contexto.  Los  cambios del entorno que ocurren antes de cualquier comportamiento ejercido  (antecedentes ), por ejemplo, falta de recursos para encontrar un trabajo,  pueden provocar cambios en una persona pero no en otra persona: ¿por qué? Aquí entraría el segundo tipo de causas (lenguaje, cognición, creencias) para completar la ecuación:

2)  las variables verbales o lenguaje, construidas socialmente y que rigen el comportamiento humano, pero no el  animal, (lenguaje, creencias y cognición) cuya investigación se inició desde los años 80.

En el ejemplo anterior, porque ante el mismo antecedente ambiental: falta de recursos para encontrar trabajo o una crisis económica, puede probar diferentes reacciones en dos  personas diferentes, con diferentes historias de aprendizaje, diferentes autoconceptos, o diferentes formas de interpretar las vivencias, lo que se dicen a sí mismos. Así una persona podría sentirse muy desvalorada por el hecho de no poder encontrar trabajo, llegar a desencadenar tristeza, evitación o hasta ideas o acciones suicidas; en otro extremo una persona podría reaccionar hasta sintiéndose aliviada y satisfecha, y la diferencia de ambas reacciones estará de nuevo en este segundo tipo de variables que regulan a lo humanos.

  • Las reglas y el costo de seguir reglas  rígidamente:

Nuestro lenguaje o reglas que aprendemos nos dicen qué hacer, qué no hacer, cómo manejar o controlar el mundo para obtener las cosas que queremos, un mejor trabajo, más tiempo libre, esa persona… lo que soñamos y lo que amamos. Muchos de ellos son útiles para fines prácticos, en el trabajo, etc.

Aprendemos “reglas” de nuestro entorno, padres, maestros, amigos, cultura… las reglas que aprendemos pueden hacernos ver el mundo, a los demás, a nosotros mismos… también de manera rígida. También las seguimos o nos comportamos (consciente o inconscientemente) basándonos en el contenido de estas reglas por ejemplo “si me esfuerzo mucho en esto conseguiré el puesto así que tengo que ser puntual, trabajador y… hacer todo el trabajo que me pidan, no te tomes vacaciones… ” “Como ella me rechazaría si me abro con ella o le muestro mis sentimientos yo no mostraré mis sentimientos…” ¿Cuántas veces hemos elaborado reglas de esta y otras formas para obtener lo que queremos o tener las sensaciones que los conseguiremos?

A veces estas reglas nos ayudan a obtener lo que queremos “si trabajo bien y duro tendré más probabilidades de…” “si quieres conservar un amigo, hay una miríada de acciones que se probabilizarán, así que: por ejemplo, mostrar interés en hacer actividades, escucharlo, ser útil…. Entonces, “si lo hago… todo eso … entonces …”

Pero otras veces… parece que si no estuvieran funcionando, simplemente no ganamos lo que queremos… y aun así persistimos en repetir los mismos comportamientos, convencidos por la regla que seguimos de que eventualmente lo conseguiremos

Algunas veces… tal vez… la realidad y la experiencia nos dicen algo muy diferente a lo que nos dicen la regla o nuestros  pensamientos.

¿Escuchamos nuestra experiencia? o ¿escuchamos más la regla?

¿Puede el ser humano volverse ciego a la realidad yo a lo que experimenta?  

¿Creemos tanto en la regla o en nuestros pensamientos que se convierten en los principales guías de nuestras acciones? ¿Incluso cuando seguir la regla nos ha hecho perder cosas importantes y valiosas? ¿Cuál es el costo?

  • Sobre el sufrimiento:

Algunas veces aprendemos de nuestro entorno, amigos o cultura: “controlar el dolor es bueno, si te sientes bien podrás hacer esto y…” esa regla también desarrollará su regla opuesta, ya que el lenguaje tiene esta capacidad: “si no te sientes bien… no puedes lidiar con …la vida” que significa en última instancia “si se siente mal, entonces no hay vida”

Incluso cuando nos esforzamos mucho en sentirnos bien y evitar el dolor o el sufrimiento, seguimos sufriendo…¿Por qué? El sufrimiento es una condición para poder  tener lenguaje, pensamientos y reglas.

A medida que aprendemos a amar las cosas al mismo tiempo, surgirá la posibilidad de no, de perderlas, y con ello el miedo por perderlas como la otra cara de la moneda… nuestra capacidad de tener lenguaje nos da la capacidad de repensar las cosas como son, de transformar la realidad, de que algo pase a tener mucho sentido o de que pase a perder todo sentido. Esto duele. La capacidad de captar los sueños está ligada a la capacidad de capta su pérdida.

¿Porque parece que la felicidad no dura siempre? Y, basándote únicamente en tu propia experiencia, realmente ¿te has deshecho del dolor, de los pensamientos o sentimientos que no querías sentir o tener? ...
basándote únicamente en tu propia experiencia,
Y si lo hizo, si puede, dígame cómo...

Referencias

Barnes-Holmes, 2000

Biglan, 1995

Hayes, 1993

Hayes, Barnes-Holmes,&Roche, 2001

Hayes,Levin,Long,&Follette,inpress 

Hayes, Levin,Plumb,Boulanger,&Pistorello,in press

Hayes, Strosahl,&Wilson,1999, 2011

Gifford & Hayes, 1999 

Lee, 1988

Levin & Hayes, 2009

 Morris, 1988

 Odom & Haring, 1994

 Roche, 1999

Pepper, 1942

Vilaradaga, Hayes,Levin, & Muto,2009