Alguna vez has podido notar el suave movimiento de un √°rbol cuando sus ramas se mueven con el viento‚Ķ un d√≠a duro‚Ķ en el que al final te sentaste a llorar sin consuelo? En ese d√≠a cuando cuando todo parec√≠a igual, cuando nada parec√≠a cambiar para mejor ... Simplemente al descargar de alguna forma todo‚Ķen ese momento un movimiento sutil de las ramas, de las hojas de esos √°rboles de enfrente, a cierta distancia, atrap√≥ por un rato, en un instante, que se elong√≥‚Ķ y no supiste porqu√© fue que, ese algo ese suave movimiento de las ramas mecidas por la brisa y el viento cambio el llanto, el momento de dolor. Y no fuera porque el dolor desapareciera, sino c√≥mo esos √°rboles que se doblaron y mov√≠an para dejar pasar al viento dijeran con este extra√Īo baile algo diferente, en ese momento, de tu dolor, de ti‚Ķ Quiza sentiste soltar el pu√Īo de la lucha ah√≠‚Ķ sin entender por qu√© y entendiendo a la vez que, simplemente, no te mereciera la pena luchar asi ya m√°s Me pregunto qu√© susurr√≥ el viento a trav√©s de los arboles, sus ramas y sus hojas en tu alma en ese momento Si hubiera alguien pasando por ese mal momento, queriendo evadirse de todo, y por un rato mirara al cielo, ver√≠a‚Ķ las partes extremas de las ramas y hojas, como dedos flotantes implorantes, desperados contra el fondo de un cielo negro estelar; una sensaci√≥n de mareo y p√©rdida de equilibrio acompa√Īar√≠a‚Ķ haci√©ndonos sentir como si los arboles vivieran y se alzaran inestable hacia arriba Podr√≠a ser solo un punto de vista, donde se pierde tambi√©n de vista todo origen ... de donde el √°rbol toma su fuerza de la tierra a la que se haya adherido, a donde pertenec√≠a, a trav√©s de sus ra√≠ces ; de donde el √°rbol es, ‚Äúestable‚Ä̂Ķ de donde coge la fuente para subir o crecer enuna direcci√≥n Qu√© hay de los √°rboles que se han torcido o debilitado por las inclemencias del tiempo? A veces nada es lo que parece Otros √°rboles parecen esconder secretos, no revelan por fuera lo que eran o son, lo que esta ah√≠‚Ķ Y cuando el caprichoso tiempo arrulle, luchamos en contra, convencidos de que al hacerlo nos libramos de todo obst√°culo No se si alguna vez preferir√≠as bailar con el clima, con lo que pueda traer la dureza de la vida Incluso si cabe, en medio del peor clima, ¬Ņqu√© pasar√≠a? si aprendi√©ramos ... si quisi√©ramos de veras ... si actu√°ramos ... para seguir creciendo ... alcanzando tus estrellas? Porque‚Ķ, ad√≥nde miramos? hacia d√≥nde actuamos y nos movemos? La met√°fora que hemos elegido para referirnos al ser humano y su sufrimiento es el √°rbol, para resaltar de manera m√°s f√°cil c√≥mo las creencias, pensamientos, reglas, emociones de una persona ... tienen un origen, una ra√≠z, luego evolucionan, cambian, el √°rbol crece. Y, c√≥mo hay elementos: ra√≠ces, el acto de crecer, el tronco en conexi√≥n con su ra√≠z y su suelo (el entorno del que aprendemos, nuestro aprendizaje e historia pasada) que influye en c√≥mo el √°rbol va a ser y crecer, y c√≥mo lo har√° en interacci√≥n con las dificultades de la vida: cuando se tope con las tempestades del tiempo A veces la rigidez de nuestras propias reglas y creencias, los miedos que hay detr√°s, nos hacen reaccionar evitando la vida / nosotros mismos o ‚Äúpelear‚ÄĚ la vida / y nosotros mismos. ¬ŅY si la respuesta no est√° en la lucha, no en escapar? ¬ŅY si en nosotros se esconde la clave, la capacidad de ser flexibles

Alguna vez has podido notar el suave movimiento de un √°rbol cuando sus ramas se mueven con el viento‚Ķ un d√≠a duro‚Ķ en el ¬†que al final te sentaste a llorar sin consuelo? En ese d√≠a cuando cuando todo parec√≠a igual, cuando nada parec√≠a cambiar para mejor …

Simplemente al descargar de alguna forma todo…en ese momento un movimiento sutil de las ramas, de  las hojas de esos árboles de enfrente, a cierta distancia,  atrapó por un rato, en un instante, que se elongó… y no supiste porqué fue que,  ese algo ese suave movimiento de las ramas mecidas por la brisa y el viento cambio el llanto, el momento de dolor.

Y no fuera porque el dolor desapareciera, sino c√≥mo esos √°rboles que se doblaron y mov√≠an ¬†para¬† dejar¬† pasar al viento dijeran con este extra√Īo baile ¬†algo diferente, en ese momento, de tu ¬†dolor, de ti‚Ķ

Quiza sentiste soltar el pu√Īo de la lucha ah√≠‚Ķ sin entender por qu√© y entendiendo a la vez que, simplemente,¬† no te mereciera la pena luchar asi ya m√°s

 

Me pregunto qué susurró el viento a través de los arboles, sus ramas y sus hojas en tu alma  en ese momento 

Si hubiera alguien pasando por ese mal momento, queriendo evadirse de todo, y por un rato mirara al cielo, ver√≠a‚Ķ las partes extremas de las ramas y hojas, como dedos flotantes implorantes, desperados contra el fondo de un cielo negro estelar; ¬†una sensaci√≥n de mareo y p√©rdida de ¬†equilibrio acompa√Īar√≠a‚Ķ haci√©ndonos sentir como si los arboles vivieran y se alzaran¬†¬† ¬†inestable hacia arriba

Podr√≠a ser solo un punto de vista, donde se pierde tambi√©n de vista todo origen … de donde el √°rbol toma su fuerza de la tierra ¬†a la que se haya adherido, a donde pertenec√≠a, a trav√©s de sus ra√≠ces ; de donde el √°rbol es, ‚Äúestable‚Ä̂Ķ¬†de donde coge la fuente para subir o crecer enuna direcci√≥n

 

Qué hay de los árboles que se han torcido o debilitado por las inclemencias del tiempo?

A veces nada es lo que parece

Otros árboles parecen esconder secretos, no revelan por  fuera lo que eran o son, lo que esta ahí…

Y cuando el caprichoso tiempo arrulle, luchamos en contra, convencidos de que al hacerlo nos libramos de todo obst√°culo

No se si alguna vez preferirías bailar con el clima, con lo que pueda traer la dureza de la vida

Incluso si cabe, ¬†en medio del peor clima, ¬Ņqu√© pasar√≠a?¬† si aprendi√©ramos … si quisi√©ramos de veras ¬†… si actu√°ramos … para seguir creciendo … alcanzando tus estrellas?

 

Porque…, adónde miramos? hacia dónde actuamos y nos movemos?

 

La met√°fora que hemos elegido para referirnos al ser humano y su sufrimiento es el √°rbol, para resaltar de manera m√°s f√°cil c√≥mo las creencias, pensamientos, reglas, emociones de una persona … tienen un origen, una ra√≠z, luego evolucionan, cambian, el¬† √°rbol crece. Y, ¬†c√≥mo hay elementos: ra√≠ces, el acto de crecer, el tronco en conexi√≥n con su ra√≠z y su suelo (el entorno del que aprendemos, nuestro aprendizaje e historia¬† pasada) que influye en c√≥mo el √°rbol va a ser y crecer, ¬†y c√≥mo lo har√° en interacci√≥n con las dificultades de la vida: cuando se tope con las tempestades del tiempo

 

A veces la rigidez de nuestras propias reglas y creencias, ¬†los miedos que hay detr√°s, nos hacen reaccionar evitando la vida / nosotros mismos o ‚Äúpelear‚ÄĚ la vida / y nosotros mismos.

¬ŅY si la respuesta no est√° en la lucha, no en escapar? ¬ŅY si en nosotros se esconde la clave, la capacidad de ser flexibles tambi√©n como l ramas y¬† ¬†hojas de un √°rbol sin perder la conexi√≥n con un origen, una esencia y una direcci√≥n o altitud?